viernes, 3 de enero de 2014

Aguachile de camarón


De los favoritos de todos los tiempos, por su frescura y sabor. Hay muchas versiones en diferentes sitios de mariscos, aquí se presenta una en la que se podrá elegir el nivel de picante, aunque cabe decir que estamos sujetos a cómo vienen los chiles. El efecto sorpresa se agradece.

Altamente recomendable cocinar con alguien, facilitará el proceso porque son varios pasos que se pueden realizar en simultáneo. 


Ingredientes

1 kilo de camarones
1 cebolla morada
10 limones verdes
1 diente de ajo
1 manojo grande de cilantro
5 chiles serranos verdes (si gusta más o menos)
6 pepinos
Sal gruesa
Pimienta negra 
 



1

Se deben separar las hojas del tallo del cilantro, sólo usaremos las hojas. Después sse deben lavar y desinfentar. 





2


Se pelan los camarones (los despojamos de su piel, patas, cola y cabeza). Además es necesario hacer un corte en el lomo del camarón y retirar la tripita negra-gris, es una labor engorrosa pero hará que el platillo tengo mayor calidad.
Es momento de enjuagarlos y cambiar el agua un par de veces, y dejar estilar.


*ADVERTENCIA: Comprar siempre camarones que estén firmes y no apesten, si hay sosprechas es mejor seguir buscando o quedarse con el antojo.



En un recipiente, ponemos los camarones limpios y estilados. Agregamos sal de grano abundante, casi como si los masajeran. Dejamos reposar.








3


Los pepino hay que pelarlos y cortarlos en cuadros pequeños, de preferencia no usar la parte con semillas.




4

Con la cebolla morada se harán rebanadas muy finas y las pasamos al recipiente para el aguachile.






5

Exprimimos el jugo de los limones y reservamos en una taza. Se requiere media taza de jugo de limón por un kilo de camarones, haga su cálculo.




6


Aquí viene lo interensantísimo. Haremos la salsa en la que nadarán los camarones, también vamos a influir en qué tan picante queremos que quede. Dependemos de cómo vienen los chiles, y del gusto de quienes van a gozar, así que hagámos honor al nombre... póngale vario.

Esto va directo a la licuadora: Chiles + ajo + cilantro + jugo de limón + pizca de sal.



El verde es vida. Tenga cuidado con oler muy de cerca, se puede enamorar y llorar a la par.




7


Vamos a armar el platillo. En el recipiente donde teníamos la cebolla, agregamos los camarones y la salsa. Movemos con un cucharon para incorporar todos los sabores. Vamos a tapar con film de cocina y dejamos reposar en el refrigerador por media hora.






Al momento de servirlo agregar el pepino picado.








Acompañe con aguacate y en tostadas.

NOTA:  Agregué dos imágenes más para incrementar los mensajes que he recibido diciéndo que haber visto lo anterior les causó babear. Gracias.